El poeta Pablo


Aniversario 110 del natalicio de Pablo de la Torriente Brau.

Tengo la fortuna inmensa de poder imaginar a Pablo de la Torriente Brau ahora, hoy, hace 15 minutos, en la Peña del alemán, en Buitrago del Lozoya, a 70 kms de Madrid, a donde he vuelto con Alfredo Moreno, fotógrafo de la exposición PABLO EN BUITRAGO, y otros amigos para recorrer, ya cayendo la noche, aquel espacio memorable donde Pablo polemizó con el enemigo.

Así lo recuerdo, así debiera estar, así está: polemizando con los enemigos de este tiempo nuestro de hoy: los poderes imperiales hegemónicos, la injusticia social y las desigualdades, las fobias y las discriminaciones, la rémora de las burocracias y el aburrimiento que generan la banalidad y la ignorancia. También entre nosotros. Muchacho batallador. Testimoniante eterno. Tu lucha no ha terminado todavía en este mundo terrible y maravilloso. Por eso estamos contigo. Por eso estás con nosotros, apostando por los fulgores de la imaginación y por los riesgos de las revoluciones verdaderas.

Víctor Casaus, poeta, Director del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, La Habana, Cuba.

El poeta PABLO

(Fuente: El calor de tantas manos” Pablo de la Torriente Brau, alrededor de la poesía. Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, La Habana, 2001)

[S]ígame teniendo por un buen muchacho, serio y respetuoso…

Lo otro es un individuo medio poeta, artista, espíritu sensible,

que es conmovido a veces por extrañas y maravillosas visiones.

Pablo de la Torriente Brau

 

La poesía de Pablo, brevísima y ocasional, tiene ese cierto sabor ingenuo y a la vez intenso del hombre capaz de conmoverse «por extrañas y maravillosas visiones». ¿Acaso aquellas que sólo los poetas son capaces de captar?

Si vigorosos y trascendentes son los temas humanos que Pablo llevó a su obra periodística y narrativa (novela y cuentos), su poesía tiene el encanto de revelarnos la fuerza de su vocación y voluntad creadora, plena de vivencias personales en las que el ingenio, la pasión y el humor están siempre presentes.

Y si de humor se trata, ningún poema más representativo que el que dedicó al gato Moña, escrito a los veinte años, cuando todavía era un muchacho «de músculos ágiles y loca imaginación».

 

Plegaria a Dios en la gravedad de mi gato Moña *

¡Señor! Soy una virgen pálida

que ora con fervor ante tu altar,

piadoso acoge mi cálida plegaria

y siempre te he de amar.

¡Señor! ¡Señor! Yo tengo un gato

que si es cojo y anda como un pato

eso mismo lo hace más hermoso

el pobre está enfermito

de una cruel dolencia

y a ti acudo en mi dolor.

¡Señor! Yo tengo conmigo

mis padres y cuatro hermanos

y a más tengo una abuela

bajo cielos lejanos.

Y si a alguno de ellos prefieres

en cambio del enfermito

accedo aunque tú no lo creas,

pues ninguno me importa

ni un bledo ni un pito,

pero si eres cruel y cobarde

y en mi dolor te recreas

y consientes que pierda al enfermo

sabe que te odio sincera

y deseo que te parta

un mal rayo.

1921

*Samuel Feijóo, «Entrevista a Zoe, Lía y Graciela (hermanas de Pablo).» Signos [Santa Clara, Cuba], enero-diciembre, 1978, pp. 137-151.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s