Poema de la mujer que se fue pero no


No están tus ojos negrísimos 
pero están dibujados en la pizarra blanca
de este poema el mapa vivo de tu cuerpo persiste 
en otra retina pero está en este poema 
evocado tu desnudo tu palpitante día a día 
tus bordes ardientes recorren otro
cuarto pero están en la cal viva de este papel te 
oyes llamar te palpan tu instante inunda
otra boca lejos la sustancia de tu carne es pura
en otra 
parte avanza hirviente en otro juego 
es blanquísima en otro espacio pero 
tu sombra permanece en estos versos 
te mueves contra un fondo distinto
me disminuyes te diluyes de mí en otro sitio
pero aquí estás
no humana pero estás
en inútiles cursivas pero estás
lejos pero copiada en piedra de aire blanca lejos
pero enjaulada en el papel 
lejos pero atada al poema lejos 
pero abierta ante mis ojos lejos 
pero pronunciada con amor
por mi mano