Sobre Wichy


Una curiosidad literaria
Hoy por hoy, nadie ignora que Luis Rogelio Nogueras es uno de los más acuciosos investigadores de los tesoros ocultos de la literatura universal. Así lo prueba el volumen donde reúne algunos hallazgos, y al que ha puesto por título, curiosamente, el del último de los textos incluidos: El último caso del inspector. A mi juicio, Nogueras reúne las dos condiciones indispensables para su vocación de investigador literario. Es, en primer término, uno de los jóvenes poetas cubanos que con más austeridad, delicadeza y amor se han acercado a la misteriosa criatura que llamamos Poesía. Y en segundo, posee el fino tacto, y el olfato más fino aún, que caracterizan al verdadero inspector policíaco. Eliseo Diego (La Habana 1920-México, 1994) El Caimán Barbudo, edición especial, p. 11, febrero de 1986.)

__________________________________________________________

Un nuevo caso para el inspector. Todos coinciden en afirmar que la más grande cualidad de Wichy era su talento: iluminó todos los campos de la literatura en los que puso su mano. La novela policial y el cine —dos formas de engañar, según decía a su verdadera esposa: la poesía— se enriquecieron con aquellas tres magníficas novelas: El cuarto círculo, Y si muero mañana y Nosotros los sobrevivientes, y los inolvidables guiones de “El Brigadista” y “Guardafronteras”. Eduardo Heras (Letras Cubanas, 10(III):193, octubre/diciembre de 1988.)

__________________________________________________________

Wichy, el Rojo, Luis Rogelio Nogueras, era una de mis riquezas. Fue un genuino intelectual de Cuba y su revolución, dotado de virtudes que rara vez confluyen en un solo hombre: enorme talento, avasalladora simpatía, inquebrantable lealtad. No era raro pues que, por igual, sedujera a la poesía, a las mujeres, a los amigos. Guillermo Rodríguez Rivera.

__________________________________________________________

Antes de escribir un testimonio sobre Wichy. Antes de escribir un testimonio sobre Wichy después de hurgar una mañana en las páginas ya amarillentas/ nunca amarillas/ de los primeros caimanes, por estos días están apareciendo los testimonios de los fundadores y tú dónde estás/ cómo te reirías de ese título el caimán y yo, pensando que algunos hubieran preferido yo y el caimán o recordando al pobre juan ramón siempre con j aquí falta/ aquí no va a faltar tu testimonio en los 20 añojos del caimán querido a pesar de que no estés y a pesar de a veces fue el caimán el que no estuvo/ en el número 161 raya 81 aparecieron otra vez tus poemas/ páginas diez y once/ precedidos de una entrevista con el título paródico de ¿y si gano mañana?… Víctor Casaus.

__________________________________________________________

Wichy, su vital esperanza. A Wichy no puedo imaginarlo muerto. Lo veo vivo en la frescura de su verso y en el vigor de su prosa, en el delicioso humor que resuman sus apócrifos, en sus guiones cinematográficos, en su vital esperanza, en su hermoso porvenir. José Antonio Portuondo (Cuba, 1911-1996) 8 de septiembre de 1985. El Caimán Barbudo, edición especial, p. 18, febrero de 1986.

__________________________________________________________

Murió Adonais. Murió Adonais y por su muerte lloro./ Llorad por Adonais, aunque las lágrimas/ no deshagan la escarcha que le cubre. (…) No porque te hayas muerto, ya lo sé, se nace para morir, ni porque no andes vivo entre nosotros, también lo sé, sino porque no quiero perdonarle a la vida, perdonarle a la muerte que haya sido en la hora de tu luz.
Pablo Armando Fernández. El Caimán Barbudo, edición especial, p. 4, febrero de 1986.

__________________________________________________________

Una parte de mí. Cabeza de zanahoria se lee hoy (he vuelto a hacerlo) como lo que ya entonces fue: uno de los libros poéticos importantes aparecidos en la Cuba revolucionaria. No era sólo ni primordialmente una promesa, sino un cumplimiento. Wichy tenía muchas cosas que decir, desde luego, y las dijo. Pero ese libro juvenil ya lo situó en un lugar de vanguardia, del que no decaería. Después vinieron para él la madurez, otros géneros, premios, traducciones. Un ojo agudo podría haber previsto esas y otras venturas ante aquel libro a la vez temprano y sabio. Roberto Fernández Retamar. El Caimán Barbudo, edición especial, p. 8, febrero de 1986.

__________________________________________________________

Imitación de la vida, multiplicación del habla. (…) Multiplicador del habla y de voces lo es, pues, también, Luis Rogelio Nogueras en su “Antología apócrifa”, mayormente lo fue en el poema “Eternoretornógrafo”, en que asume la figura del poeta como boca de todas las bocas, como lengua de todas las lenguas, no para sumergir al ser individual, sino para expresar a ambos, simultáneamente, en pluralidad y unidad. Unidad y pluralidad que serían, si bien entiendo, características fundamentales de la épica, no tanto en u formal expresión, más o menos consagrada en todas las literaturas del mundo, como en el movimiento subterráneo que cíclicamente levanta un poco a los pueblos, como hoy a aquellos que están luchando por su afianzamiento nacional, por su liberación, por su lugar en la tierra y en la historia. (…).

Julio de 1984. Ponencia leída en la conferencia internacional sobre literatura cubana, celebrada en La Habana del 12 al 15 de septiembre de 1984, en el Palacio de las Convenciones bajo los auspicios del Ministerio de Cultura. José Saramago (Portugal, 1922-España, 2010) El Caimán Barbudo, edición especial, p.20, febrero de 1986.

__________________________________________________________

Los quince mil planos de una vida. Eran tantos los cortes que hacía Nogueras en una conversación que yo llegaba a creer que estaban programados o algo tal vez peor: que una script escondida en su camisa le rectificaba para que siempre mantuviera el hilo de la trama después de numerosos flash backs, chistes al vuelo de palabras, travellings al por mayor, adivinanzas, cuartetas y epigramas, dolly-in, epitafios. Nelson Herrera Ysla.

__________________________________________________________

Yo sé que él sabe. Llevo un buen tiempo buscando, y no encontrando, palabras para él. Todo lo que se me ocurre, sobra. Son, siento, palabras indignas de su memoria, o que ninguna falta le hacen. De ellas están hechas las cartas que no envié y los textos que no pasé en limpio desde que tuve, después del estupor y la incredulidad, la dolorosa certeza de su muerte. Le ofrezco, pues el homenaje de mi silencio. Yo sé que él sabe. Eduardo Galeano. El Caimán Barbudo, febrero, 1986, p.13

__________________________________________________________

Con posibles reminiscencias de aquel poema como un culto iniciático —así como de otros que vive, inventa y escribe Luis Rogelio Nogueras—, esta canción es lo que, hasta hoy, consigo expresar sobre el hermano tan querido.

La tonada inasible

Ama al cisne salvaje
Luis Rogelio Nogueras

Hace quince segundos
que se murió el poeta
y hace quince siglos
que notamos su ausencia.
Creíamos entonces
que estábamos de vuelta,
cuando faltaba tanto
de ausencia y de poeta.

Hace quince milenios
se nos fugó el poeta
dejándonos sus viudas
y su niñita eterna.
Brindemos por su verbo,
por su roja cabeza,
hermanos de la sangre
vertida del poeta.

Por él sus adversarios
no olvidan, mas celebran,
y por él sus amigos,
como quiera que hoy sean,
se juntan nuevamente
por sobre sus miserias,
convocando a este muerto
de la salud perfecta.

Hace quince silencios
y otras muchas tristezas
quién sabe qué diría
su voz de inteligencia.
Por eso un cisne canta,
prófugo en la floresta,
la tonada inasible
que despertó el poeta.

Silvio Rodríguez Domínguez. Fragmento del artículo “A veces tocaban más o menos temprano a la puerta negra…” publicado en el libro “De nube en nube” del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau.

__________________________________________________________

LRN: un caso para investigar ¿Cómo negarme ante un Poeta con la boca sembrada/ de tinta boquiabierta? ¿Cómo olvidar que vi/ el polvo barajar sobre tu cuerpo/ los secos pétalos de la muerte. Félix Contreras.

__________________________________________________________

No es creíble. Con aparente desenfado, con elegancia algo fría (la misma que críticos apresurados han creído ver en su poética) ha llevado mi amigo su tránsito vital. Yo sé de su entereza interior y de su sensibilidad suprema. La misma que, hace unas semanas, lo hizo invitarme a una fugaz visita a Coppelia. ¿Te tomarías un helado?, me dijo. Y yo sabía que lo movía una evocación entrañable de aquellas horas inolvidables de amistad e intercambio lírico. Helio Orovio.

__________________________________________________________

Retablo para Wichy. Aquí quedamos los amigos/ para llorar o hacer cuentos, o recordar/ cada quien a su modo,/ cada cual a su abismo,/ porque el muerto era ubicuo/ como una ráfaga de amor e ironía,/ con su manera envolvente de mentir,/ hacer planes, y casi siempre/ contagiarnos de su ingenio;/ ahora nos convida a los amigos,/ a los eternos deudores/ de su enorme cabeza de zanahoria,/ nos invita el poeta a que estemos con él,/ no en su extensa morada de tierra y frío,/ sino en la feria grande de la vida/ que modeló su verso,/ porque nunca sabremos/ la cantidad exacta de hierbabuena y de ternura/ que nos lega un porta cuando muere… Antonio Conte.

__________________________________________________________

Otro inspector para el caso. Nogueras estaba convencido de que la poesía es creación ante todo, creación que él potenciaba a su quintaesencia como invención. Todo en sus poemas vibra con la electricidad de la invención más lujuriosa: tema, títulos, versos, palabras, composición…Poesía de la totalidad: el poema no se resuelve en una idea luminosa, ni en una imagen esplendente, ni en un verso perfecto; el poema emana cuando la levadura de la invención se espolvorea a cada átomo de la hechura, de manera que el poema crezca como una suculenta hogaza de creación. Manuel García Verdecia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s